Anthony Bourdain, El Chef mas famoso del mundo

publicado en: Blog | 0

Anthony Bourdain, el chef más famoso del mundo no pudo soportar más sus delirios existenciales y decidió colgarse en una habitación de un hotel en Paris, Francia. ¿Que clase de hechos afectaban de tal manera su vida para tomar tan trágica decisión? La noticia ha sido un golpe en la quijada y barriga de los cocineros más famosos del planeta. Queda claro que el alimento, la vida sibarita y la popularidad global aún estás que cualquiera creyese que aseguran la estabilidad emocional y la necesidad de significado no son suficientes para satisfacer los vacíos y heridas que cubren el alma de las personas. Qué increíble noticia dicen muchos. Yo pensaba que era un tipo feliz con lo que hacía. Es cierto, uno ve cara pero no corazones. Este sigue siendo traicionero y desesperanzador cuando algo superior a nosotros se halla ausente en nuestro corazón. Debemos tener clara conciencia que nuestro Yo público no representa lo que en verdad somos aquí adentro. Las paredes de nuestra alma esconden pasillos oscuros y terroríficos que pueden arrastrar a muchos a las peores decisiones… Muchos fuimos gratamente sorprendidos con sus apreciaciones del gusto culinario del mundo. Pasábamos hambre mientras reíamos con sus datos y gestos carismáticos que denotaban intestinos acostumbrado a lo sofisticado y mágico de tanto chefs del planeta. Pero insisto el alma o estructura psíquica no redimida puede aportar para el logro de nuestros sueños como también ser un hábil cuchillo destructor que aborta la vida de las estrellas de la TV y de mucha gente común y corriente. ¿De que vale ganar los tesoros de este mundo si el tesoro de la eternidad se va en medio de nuestras infaustas decisiones? Por eso el impacto de la información duele a los humanistas de este mundo. Duele a todos aquellos que siguen sosteniendo que podemos a la luz de nuestro esfuerzo ser lo suficientemente fuertes para responder a las circunstancias íntimas de la vida. Pablo hablando a su discípulo más cercano a lo largo de su servicio a Dios le dijo que debía saber que los últimos tiempos iban a ser -peligrosos- ¿la razón de este hecho? El brusco aumento de personas con una cultura de vida narcisista, creídos que son suficientes en sí mismo, para traer confianza al ser en lo intimo. menospreciadores del prójimo, cultos para honrarse a sí mismo pero con una visión discriminatoria de las personas. La gran carga histórica de nuestro pueblo y sus conflictos con el mundo nativo giran en torno a este hecho. La actual sociedad se debate en tensiones sociales permanentes por la fragmentada forma de vida que tiene esta cultura. Este hecho es una pequeña metáfora de lo que ocurre en muchos lugares del mundo. En medio del neoliberalismo, los avaros, soberbios, que hacen gala de sus recursos y crean leyes en función de sí mismos, capaces de vulnerar una y otra vez las mismas leyes que han creado con tal de proseguir en su afán de tener más. A esto debemos agregar la pérdida del lenguaje tradicional reemplazándolos por culturas blasfemas que hacen honor a su anarquía íntima que les domina no teniendo el más mínimo respeto en su forma de hablar. Este resulta ser uno de los signos más representativos de la pobreza moral de la cultura previa a los tiempos finales. La demostración es una siembra por medio de nuestra forma de hablar que tendrá una cosecha de desprecio. Finalmente Pablo le dice a su seguidor más cercano, que los jóvenes se caracterizaran por restar valor a sus padres -desobedeciéndolos- y no tomándoles en consideración. Cualquier hijo viviendo de este modo deshonra el principio fundamental que la biblia aconseja a los jóvenes para tener una vida próspera y de largos día. Es obvio que esta forma de vida se verá reflejada en un aumento de la pérdida y escasez de jóvenes, porque atentar contra la ley declarada tendrá consecuencias. Nunca se habían suicidado tantos jóvenes como en estas generaciones, nunca les habíamos tenido en los sitios donde están creando una cultura de desprecio para quienes piensan distinto a lo que creen. Aburridos y angustiados terminan sus días o son protagonistas de hechos de violencia donde son ellos muchas veces los protagonistas. ¿Que ocurre con los jóvenes? ¿Porque este menosprecio y pérdida de interés por la vida? Pablo también dice que la ingratitud se hará clara y manifiesta en la vida de muchos. Este hecho se revela en no reconocer los cambios y logros obtenidos por pura gracia en la vida. El solo vivir y crecer debiese ser causa de gratitud y si a eso agregamos talentos y virtudes para vivir mayores razones para ser agradecido de nuestra vida y todo cuanto en ella ha pasado. Es la falta de acciones de este tipo lo que nos llena de amargura y envenena nuestro pensamiento llevándonos a realizar acciones que pueden hacernos atentar contra nuestra propia vida. ¿De qué manera le devolvemos a la vida la visión perdida y que lleva a muchos a atentar en contra de su propio ser? Por medio de las buenas noticias que surgen del evangelio. Ha quedado claro que no es la educación ni el aumento de información, denostar las formaciones tradicionales y asumir nuevos stereotipos con respecto al ser lo que nos dará satisfacción. Jesús nos dijo claramente que es por medio del cambio de actitud frente a Dios que comienza todo, esto nos lleva al nuevo nacimiento. Lo único que proporciona un genuino cambio es ir a Jesús y permitir que él nos haga nuevas personas. Jesús dijo; de cierto de cierto os digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Se trata de ir a quien es el autor de la vida y recibir de su favor en beneficio de nosotros. Cristo tiene la clase de vida que puede dar sentido a nuestra vida. Cuando entendemos que él murió por nuestro pecado, que la obra de la Cruz abre un camino que responde a nuestra necesidad, que su sangre cubre todas nuestras ataduras y debilidades que nos llenan de ansiedad y culpa. Él murió por nosotros para librarnos de todo lo que nos aflige y limita como persona. Su resurrección marca un antes y un después en la agenda del hombre. Nuestra vida no queda en la tumba retenida por las ataduras del pecado y la muerte. Somos valiosos para Dios por eso envió a su Hijo a morir en la Cruz para facilitar nuestro acceso al nuevo orden existencial del hombre que fluye por creer en Cristo. Nuestra fe en él nos hace libres. La muerte de este malogrado hombre de negocios y del mundo de las comidas es una clara demostración que se puede tener todo y aún así mantenernos vacíos y tristes y terminar de la peor manera nuestra ruta por esta vida…Que Dios nos otorgue sabiduría para entender todo esto….