Transparencia e Integridad

publicado en: Blog | 1

cualidades que hacen del ministro Billy Graham, un hombre digno de imitar. Si hay alguien que reúne la unanimidad con respecto al deseo de honrar y glorificar al Señor en esta vida es este hombre, que según círculos evangélicos fue usado por el Señor para llevar a más de doscientos millones de personas al altar de Cristo y alcanzar allí salvación. Fue emocionante oír distintas acciones y hechos ligados con su ministerio. Hablamos de Transparencia, pues entendió que su servicio a Dios no le pertenecía, no era suyo sino de quienes estaban alrededor de él, por lo tanto a lo largo de sus días, jamás dejó de dar cuenta de sus hechos. Nunca se permitió cobijar tinieblas alrededor de su vida que pudiesen ocultar aspectos relacionados con su quehacer diario y Ministerio. Claramente entendió que la mejor manera de mantener lejos al enemigo de Dios era estando en luz, sus acciones y servicios iban a mantenerse transparentes a la luz de su equipo y la gente en general podría llevar cuentas claras de lo que eran las acciones de su ministerio en los que entre otras cosas aparecían claramente delineados los hechos relacionados con la vida financiera. Se hizo creíble y fuerte por este hechos que creó generan gracia a las personas. La mejor forma de avanzar es copiar este ejemplo, ponernos en luz ante personas espirituales que nos rodearán y serán cobertura para nuestra vida. No importa los años que podamos tener siempre necesitaremos a quien compartir éxitos y fracasos, luces y sombras que son comunes a nosotros las personas. Transparencia es derrotar el ego que busca imponerse y definirse como artífice de lo que podamos ser, Billy Graham no dio lugar a esa faceta tan propia de nosotros y lucho como muchos luchamos de la amenaza de Adán y su traje de hojas de higuera. Integridad significa en el plano bíblico, una clase de conducta que revela la pureza Santa que Dios busca crear y desarrollar en cada uno. Era grande pero no hablaba de él sino de quien le había transformado. Donde quiera que estaba siempre revelaba a quien le había llamado, podía ser el presidente de una nación, rey o aspirante a seguir sus pasos, quien fuera que estuviese con él, lo primero que iba a escuchar de su boca, eran palabras que Cristo Jesus pronunció. Integridad es eso, mantenernos fiel al mensaje de quien nos llamó y no dejar de compartirla cualquiera sea la situación y quienes nos rodeen. Dios perdone lo lejos que hemos estado de estas aceras o veredas y nos conceda en el tiempo que nos queda la clase de integridad de uno de los más grandes hombres de este último siglo.

 

  1. A WordPress Commenter

    Hi, this is a comment.
    To get started with moderating, editing, and deleting comments, please visit the Comments screen in the dashboard.
    Commenter avatars come from Gravatar.